viernes 18 de abril
Sucesos
miércoles 12 de febrero de 2014, 01:00

Tres albañiles fallecen en un derrumbe de obra en silos

Tres jóvenes albañiles fallecieron ayer al desmoronarse la tierra en una construcción subterránea de unos silos en Canindeyú. Las víctimas quedaron enterradas bajo una gran cantidad de tierra y los socorristas tuvieron que realizar un intenso trabajo para encontrar los restos.

Según los intervinientes, los infortunados no contaban con los elementos de seguridad correspondientes para llevar a cabo el tipo de trabajo que se estaba realizando en el sitio.

El hecho se produjo ayer, aproximadamente a las 16.00, en el interior del establecimiento agroganadero Ovetril SA, ubicado en inmediaciones de la Supercarretera, a la altura del kilómetro 155, en el camino que une Ciudad del Este con Salto del Guairá, en la colonia Cumandakai, distrito de Nueva Esperanza, Departamento de Canindeyú.

Los fallecidos fueron identificados como Axel Gabriel Rejala Alcaraz, de 20 años; Lorenzo Cabañas Leguizamon, de 18 años, y Victor Ariel Alarcón, también de 18. Todos oriundos de Ciudad del Este.

trágico. Las tres víctimas estaban trabajando en la construcción de un subterráneo con una profundidad aproximada de 10 metros, que sería para guardar los granos. Para dividir el sector de lo que sería el depósito en el subsuelo se estaba construyendo un bloque de cemento. Esta estructura es la que cedió primeramente, provocando el desmoronamiento de la tierra, que aplastó a los tres jóvenes obreros, según explicó el oficial inspector Antolín Peralta, de la Subcomisaría 18ª jurisdiccional.

Ante esta situación, llegaron hasta el lugar personal del Cuerpo de Bomberos de Nueva Esperanza, Ciudad del Este y Salto del Guairá, quienes por varias horas buscaron los restos de los tres albañiles, que quedaron enterrados por una gran masa de tierra.

Uno de los cuerpos fue encontrado una hora después del accidente, siendo las 17.00. Al segundo se halló a las 20.00 y el último fue encontrado cerca de las 21.30. Los trabajos de rescate se tornaron difíciles, debido a la poca iluminación del lugar.

Según los intervinientes, los obreros no contaban con los elementos de seguridad para realizar la obra, como cascos, botas, guantes y cinturón o arnés de seguridad enganchados a una línea de vida.

El caso es investigado por el fiscal Lorenzo Lezcano.

ir a Versión Clásica