Especiales
miércoles 22 de marzo de 2017, 08:38

Pulpitos solidarios para acompañar a bebés prematuros

Una iniciativa solidaria busca acompañar a los bebés prematuros durante su estadía en la incubadora, con pulpitos tejidos en croché. Ya se hizo entrega de la primera donación de estos animalitos hechos con hilo a un hospital público, cuyas autoridades están trabajando para definir los mecanismos que permitan la implementación del proyecto.

Por Karen Núñez - @karencitanunez

Cuando la tejedora Josefine Hagen Solgaard, de Dinamarca, recibió el correo de un hombre pidiéndole un pulpo de croché para su hija prematura, nacida por cesárea de emergencia, el mensaje despertó en ella el deseo de ayudar y, presurosamente, se puso a elaborar el pedido, que luego envió desinteresadamente al hospital.

El padre comentaba en su mensaje que las enfermeras de neonatología le habían sugerido el muñeco para su bebé, pues los tentáculos le recordarían al cordón umbilical y la harían sentirse más tranquila. Así comenzó en 2013 un proyecto solidario denominado The Danish Octo Project, que luego fue creciendo y se extendió a otros países como Groenlandia, Suecia, Noruega, Alemania, Bélgica, Inglaterra, Australia, Francia, Italia, Israel, Estados Unidos, España, entre otros, y ahora también está en Paraguay dando sus primeros pasos.

Tejiendo por una causa Paraguay se denomina el grupo, que posee una página en Facebook y que, por el momento, está conformado por unas 30 tejedoras voluntarias. Fue por internet que estas mujeres conocieron el proyecto internacional y fueron motivadas a iniciar algo similar en nuestro país.

Entre sus metas está poder llegar a la mayor cantidad posible de sanatorios y hospitales que posean incubadoras en neonatología. "Recordemos que no es una sola entrega en cada hospital, sino que luego de las primeras donaciones, estas ya serán regulares, debido a que los bebés, al ser dados de alta irán acompañados de sus respectivos pulpitos, y deberán prepararse otros más, según la demanda de cada hospital o sanatorio", explicó Claudia, una de las organizadoras, a ULTIMAHORA.COM.

La meta a largo plazo es que "cada bebé prematuro que nazca tenga su pulpito solidario que lo acompañe en su proceso de maduración en las incubadoras", además de recibir todos los beneficios que este elemento terapéutico puede proporcionarles.

Embed

Los beneficios para el recién nacido que recibe un pulpo de croché

Estos tiernos juguetes brindan seguridad al bebé prematuro, ya que sus tentáculos de hilo recuerdan al cordón umbilical, con el cual los bebés jugaban mientras todavía estaban en el útero, según revelan algunas investigaciones realizadas en Dinamarca.

Al sentirse seguros, los bebitos respiran mejor, por lo que su sangre recibe mayor cantidad de oxígeno y sus latidos cardiacos se hacen más regulares. Además, los tentáculos los entretienen, por lo que se reducen las posibilidades de intentar sacarse las sondas y las vías a las que están conectados durante su internación en un hospital.

Los primeros pulpitos donados

El 9 marzo de este año, Tejiendo por una causa hizo entrega de una primera donación de 8 pulpos de croché al Hospital Maternoinfantil de Loma Pytã.

Según explicaron las voluntarias, la recepción por parte del plantel médico fue excelente. En el acto se contó con autoridades, profesionales de la salud y otros miembros del personal del hospital. "Los recibieron con mucha alegría y emoción, muy agradecidos con la entrega, y escucharon atentamente nuestra explicación acerca de su realización, esterilización y empaquetado antes de su entrega", comentaron.

"Todo proyecto que sea en beneficio de los prematuros, es bienvenido", afirmó a ULTIMAHORA.COM la Dra. Viviana Díaz, jefa de Neonatología del Maternoinfantil de Loma Pytã. Sin embargo, aclaró que antes de poder utilizar los juguetes, es necesario preparar un protocolo de uso, que permita al hospital tener la seguridad de que la esterilización es la adecuada y también poder organizar la infraestructura y el personal que sean necesarios para que el proyecto sea implementado efectivamente. Para ello, la doctora está comprometida a investigar las bases científicas de esta iniciativa y conocer experiencias de colegas en otros países e incluso la opinión de referentes importantes en el área de la neonatología.

La profesional considera que en un mes se podría estar implementado este proyecto, que sería la primera experiencia en el país y una de las pocas en Latinoamérica.

Embed

¿Cómo ser parte de este emprendimiento?

Quienes sepan tejer a crochet pueden anotarse como voluntarias tejedoras, solicitando ser agregadas al grupo de Whatsapp que se formó para el efecto.

Los que no sepan tejer pero quieran ayudar pueden unirse al comité de higiene, que se encarga de lavar y empaquetar los muñecos. Otra forma de colaborar es convirtiéndose en un punto para la recepción de los pulpos.

Y quienes quieran donar materiales, pueden hacerlo. Lo que se necesita son hilos para tejer o bordar que sean 100% de algodón mercerizado (algunas marcas son: Pilar, Anne, Clea, Pinguin Tropfil, Duna), vellón siliconado (para el relleno), bolsitas ziploc (para el empaquetado), jabones neutros hipoalergénicos para bebés, guantes, etc.

Los contactos pueden hacerse a través de la fanpage, también al correo electrónico: tejiendoporunacausapy@gmail.com o por WhatsApp con alguna de las coordinadoras del grupo: (0985) 692-033 con Claudia, (0981) 972-124 con Silvia, (0992) 988-504 con Yolanda y (0981) 284-860 con Adriana.

Embed


Así se hacen los pulpitos

Las tejedoras utilizan como guía un solo patrón, que fue preparado originalmente por el Danish Octo Project. A las voluntarias se les proporciona toda la información necesaria, junto con el patrón, tales como las medidas para la cabeza, el largor de los tentáculos, el tipo de material que se utiliza, el estilo de tejido y de relleno (tejido bien apretado, sin dejar espacios abiertos y relleno a tope).

Una vez que el pulpito está listo, se entrega en uno de los puntos de recepción, de donde pasa al comité de higiene, que se encarga de lavarlo cuidadosamente con jabón neutro y con agua caliente a 60 ºC, secarlo y empaquetarlo para que esté listo para la entrega.

En el siguiente video, que fue realizado por una tejedora española, se puede ver cómo se elaboran los pulpos, según el patrón original elaborado en Dinamarca, además de conocer un poco acerca del proyecto de pulpitos solidarios en España.

Embed

ir a Versión Clásica